Las partes de un buen saco de dormir

Las partes de un buen saco de dormir

Se puede necesitar un saco de dormir para diferentes actividades: Camping, cicloturismo, trekking, alpinismo, escalada, alta montaña… Para decidir que saco de dormir elegir, debes conocer las diferentes partes de un buen saco de dormir, que se detallan a continuación:

partes_saco2

  • Base espaciosa: La base del saco debe ser lo suficientemente amplia para que quepan ambas piernas y puedan moverse en el interior del saco.
  • Relleno: Son los que nos protegerán realmente del frío. El sistema consiste en conseguir formar el mayor número posible de cámaras de aire del mínimo tamaño. El peso y volumen del material serán los menores posibles. Las fibras sintéticas permiten meter el saco directamente en la lavadora, con el mínimo de cuidados y son los ideales como sacos de verano, los cuales, a consecuencia del sudor, se ensucian antes. Los sacos de alta gama utilizan fibras de menor volumen, con retenciones térmicas superioriores. La pluma tiene la propiedad de expandirse y comprimirse mejor que la fibra. También ocupa menos espacio cuando el saco está dentro de su funda y a igualdad de prestaciones, pesa menos. Su inconveniente es que son más delicados que los sintéticos y hay que evitar que se mojen, razón por la cuál, en su interior algunos modelos llevan nylon y no algodón (el algodón absorbe humedad). Tampoco puede lavarse a menudo como el caso de las fibras y debe realizarse con productos especiales. De no ser así, la pluma se apelmaza y se crean huecos en el interior de las cámaras del saco.
  • Capa aislante: Permite aislar el frio del exterior. Si tiene un alto espesor y es capaz de almacenar aire, ofrecerá un mejor aislamiento.
  • Ceñidor de cabeza: Permite ajustar el ceñido del collar térmico para conservar mejor el calor del saco.
  • Cremallera de doble cursor: Permitirá entreabrirlo si la temperatura es alta. Las cremalleras especiales de los sacos invernales evitan que se hielen. Los modelos que disponen de una tapeta con el mismo relleno que el resto del saco evitan la entrada del frío, el viento y la lluvia.
  • Costuras diferenciadas: Un saco de altas prestaciones siempre dispondrá de costuras internas /externas disociadas o desplazadas. Los sacos que dispongan de única costura, transmitirán directamente el frío a través de ellas.
    • Exterior. Se utilizan nylons y tejidos similares. Los tratamientos de hidrofugado ayudan a repeler la humedad ambiental. Los confeccionados con tejidos impermeable /transpirable pueden utilizarse tranquilamente en vivacs, aunque para estos casos utilizaremos normalmente las fundas de vivac.
    • Interior. Suelen ser de nylon o de algodón. El nylon es mucho más ligero que el algodón, pero a diferencia de este último, con el sudor se pega a la piel. El algodón, en verano, absorbe la humedad generada por la transpiración y en invierno retiene el calor.
  • Collarín térmico ceñidor: Es una pieza que, unida al interior del saco, puede ceñirse alrededor del cuello. Evita la pérdida del calor del cuerpo, permitiendo si se desea, dejar la entrada del saco totalmente abierta. Todo saco utilizado para fríos extremos debería disponer de collarín.
  • Capucha ajustable: Permite proteger la cabeza del frio. Trabaja en conjunto con el collarín para evitar perder calor por la parte superior del saco.
  • Velcro de ajuste en hombros: Se trata de un simple cierre de velcro a la altura de los hombros que asegura que la cremallera no se abra si uno se mueve durante la noche.
  • Tapeta térmica en cremallera: Una tapeta térmica ayuda a mantener el calor en el saco. Busca bandas protectoras que cubran el cierre, si necesitas mantener el calor.

Ahora ya conoces las partes de un buen saco de dormir.

No products

To be determined Shipping
0,00 € Total

Check out